Falacias neoliberales

Es lo que yo digo: Las falacias neoliberales, que tienen tan asustado a Zapatero, se combaten con rigor intelectual. Tenemos que leer al maestro Vicenç Navarro si no queremos morirnos de asco ante la campaña de propaganda intensiva, al estilo de la Coca Cola, de los neoliberales. He aquí un resumen de uno de los último artículos del maestro:

Por qué los economistas y medios liberales están equivocados

19 de junio de 2009

El Premio Nobel de Economía, Paul Samuelson, critica a aquellos economistas que niegan la necesidad de estimular el crecimiento económico y la producción de empleo a través del incremento de la inversión pública.

El Presidente Herbert Hoover bajó el gasto público para equilibrar las cuentas del Estado, alcanzando incluso un superávit, en el año 1929-1930. La economía sufrió un gran bajón; el desempleo alcanzó a ser el 23% de la población activa; desaparecieron ocho millones de puestos de trabajo.

Ello explica que Franklin D. Roosevelt ganara las elecciones y a partir del año 1933 el  gasto público se dobló en un año y el crecimiento del déficit público alcanzó el 4,3% del PIB. La economía estadounidense aumentó un 10% al año desde 1934 a 1936, y el desempleo bajó al 9% de la población activa. Roosevelt, en años posteriores,  aumentó de nuevo el gasto público, permitiendo un aumento del déficit del Estado. El desempleo bajó de nuevo, descenso que fue facilitado por la entrada de EEUU en la II Guerra Mundial, lo cual significó un enorme incremento del gasto público. Hasta aquí los datos.

En España comienza ya a generalizarse (¡por fin!)  que hay que aumentar las inversiones públicas como manera de crear empleo y a la vez modernizar el país. Ahora bien, esta política de inversiones en obras públicas y en educación y en investigación y desarrollo, aunque necesaria, es insuficiente. Se requieren, además, inversiones en los servicios públicos del Estado de Bienestar.

Una campaña liberal con gran apoyo mediático  intenta explicar el escaso desempeño económico español como consecuencia de lo que se considera un excesivo número de empleados públicos. Lo que tales escritos definen incorrectamente, erróneamente y (creo) maliciosamente como funcionarios, no son funcionarios. Incluyen como tales a todas las personas empleadas en el sector público, trabajando en su mayoría en los servicios del estado del bienestar, como sanidad, educación, escuelas de infancia, servicios de dependencia, vivienda social, servicios sociales, además de correos, transportes públicos, servicios de seguridad pública y otros. Estos empleados tienen distintos tipos de contratos, de los cuales, por cierto, los funcionariales son una minoría (28%).

En realidad, en todos los países de la UE-15  el número de empleados en el sector público es mucho mayor que el número de empresarios y autónomos. Así, veamos el porcentaje de personas adultas que son empresarios y autónomos:

España (10,64%). Promedio de la UE-15 (9,78%)

Porcentaje de personas adultas trabajando en el sector público:

España  (9,51%). Promedio en la UE-15 (16,00%).

Dinamarca ( 29,54%). Finlandia (19,00%). Suecia (21,34%).

Me abruma y agota la constante manipulación de los datos que algunos de los medios de mayor difusión del país hacen para promover su ideología transformándolos en meros instrumentos de propaganda en lugar de ser medios de información.

VicencNavarro

Vicenç Navarro

http://www.vnavarro.org/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: