Ataques despiadados a las pensiones

Los adoradores del señor de este mundo, el Dinero, no cejan en su empeño de convencer a la opinión pública de que el sistema de pensiones en España no es sostenible financieramente. Quieren que la gente opte por los planes de pensiones privados, porque son un negocio para los bancos y porque al eximir al Estado de la obligación de las pensiones hay más dinero para ayudar a las empresas privadas. Éstos son los enemigos del pueblo: La Comisión Europea, el Banco de España, el BBVA y el Partido Popular Europeo (del cual el PP español forma parte). Veamos algunas de las falacias con las que quieren oprimir más a los ciudadanos:

1. Errores en el manejo del concepto de esperanza de vida. Dicen que la esperanza de vida promedio de España ha pasado de 76 años a 80 años en veinticinco años (1980-2005). Eso no quiere decir que el ciudadano español por término medio viva ahora cuatro años más. Quiere decir que la mortalidad infantil ha ido disminuyendo de una manera muy marcada, con lo cual la vida de los españoles, por término medio, ha ido aumentando de 76 años a 80. Los promedios no son una realidad física. Son una herramienta conceptual para investigar la realidad, y no se debe emplear para confundir al pueblo. Si se dice que en un país las mujeres en edad fértil tienen de promedio 2,3 hijos, ninguna tendrá 2,3 hijos. Si se dice que en una liga los equipos marcaron de promedio 1,7 goles por partido, ningún partido terminó con 1,7 goles a favor de un equipo.

El_Banco_de_Espana_pide_al_Gobierno_que_reforme_las_pensiones

2. Otra cancaburrada de esta secta de adoradores del Dinero es que quieren escamotear las esperanzas de vida por clase social. Datos científicos: Tomemos en un país al 10% de la población que tiene renta más baja, y por otro lado al 10% que tiene renta más alta. La diferencia en los años de vida de ese 10% más rico con respeto a ese otro 10% más pobre, en España es de diez años, en EE.UU. es de quince años, y en los países de la UE-15 es, como promedio, de siete. O sea, que a un trabajador no cualificado, en paro frecuente, lo quieren jubilar a los 70 años, y a los trabajadores de la banca los siguen prejubilando a los cincuenta para darles sus puestos a trabajadores jóvenes a los que se les paga menos. Total, como el Estado es muy generoso con la banca y paga esas prejubilaciones.

3. Los adoradores del Dinero han lanzado un estentóreo grito de alarma: El porcentaje del PIB en pensiones subirá de un 8,4% en el año 2007 a un 15,1% del PIB en el año 2060, y eso es un crecimiento excesivo. Hagamos un poco de memoria histórica: Hace cincuenta años, España dedicaba a las pensiones un 3% del PIB. Hoy es un 8,4%, más del doble que cincuenta años atrás. En aquel entonces las fuerzas del Mal auguraron que en cincuenta años se doblaría o triplicaría tal porcentaje, arruinando el país. Pero la sociedad tiene muchos más fondos para los pensionistas de los que había entonces.

Hay que considerar el crecimiento del PIB del año 2060. Supongamos que el crecimiento anual de la productividad es un 1,5%, un crecimiento que incluso el Banco de España admite como razonable. Si consideramos el PIB de 2007 como 100, el de 53 años después, o sea, en 2060, será:

100  x (1 + 0,015)53 = 220

En 2060 España empleará para pensionistas el 15,1% de 220 = 33,22

Recursos para pensionistas no pensionistas
Año 2007

8,4

91,6

Año 2060

33,22

186,78

ricos-espana

4. Las proyecciones demográficas que hacen los adoradores del Dinero son disparatadas. Calcular cambios demográficos por periodos tan largos como cincuenta años es tan absurdo como dar el parte meteorológico para dentro de un año. Hablan de la pirámide demográfica, indicando que el porcentaje de ancianos está creciendo muy rápidamente, y el de los jóvenes está bajando. Y añaden que la natalidad en España es baja. No reconocen que es baja porque los bancos, al cobrar excesivos intereses por los créditos, no permiten que la gente se case. Además, el punto clave no es el número de jóvenes y adultos por anciano, sino: 1º, el número de cotizantes, y 2º, la cantidad de cada cotización por beneficiario. Y tanto el uno como el otro están subiendo, el primero como consecuencia de la integración de la mujer al mercado de trabajo, y el segundo aumentará como consecuencia del aumento de la productividad y de los salarios cuando nos liberemos de la dictadura bancaria. Hoy en Europa, los países nórdicos, con un amplio desarrollo del estado del bienestar, tienen una fecundidad mucho mayor que en el Sur de Europa.

De todas maneras, debería haber cambios en las pensiones, cambios distintos al retraso de la jubilación o disminución de sus beneficios que proponen las fuerzas del Mal. Contrariamente a lo que se dice constantemente, las pensiones, incluyendo las contributivas, son demasiado bajas, y ello como consecuencia de que los salarios son demasiado bajos por culpa de los bancos. Otro cambio que debería ocurrir es la flexibilización de la edad de jubilación permitiendo que aquellas personas (la mayoría profesionales) que desearan jubilarse más tarde pudieran hacerlo. La jubilación debería ser un derecho, no una obligación. Debería también prohibirse, como se ha hecho en varios países, la prejubilación utilizada por el mundo empresarial para realizar cambios en sus plantillas, penalizando el sistema de seguridad social y al prejubilado, pues éste recibe una pensión menor. Tal prejubilación le supone a España un recorte de ingresos equivalente a un 6% del PIB. ¡Nada menos que 60.000 millones de euros! El Estado debería aumentar su aportación a las pensiones tal como lo hacen otros países (como Dinamarca), en que las aportaciones procedentes de los impuestos generales son mucho más intensas que en España. No hay nada sagrado que obligue a que las pensiones tengan que pagarse sólo a base de cotizaciones sociales. Esa medida contaría con gran apoyo popular. En realidad el sistema de pensiones es el programa público más popular y más deseado por millones de ciudadanos. Muchos lo quieren más que a sus amigos y otros muchos más que a las madres que los parieron. La gente se resigna a que por ley biológica de la vida muera su queridísima madre anciana, con la esperanza, si es creyente, de verla algún día. Pero ¿quién puede resignarse a vivir sin pensión? Pues las fuerzas del Mal, los adoradores del Dinero (La Comisión Europea, el Banco de España, el BBVA y el Partido Popular Europeo, del cual el PP español forma parte) quieren darles a los ciudadanos en donde más les duela.

fotosconalma_vagabundo

Para más información, consultar al maestro Vicenç Navarro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: