La formación integral del ser humano

Marx cambió de opiniones a lo largo de su vida. Pero hay algo que permanece inalterable, desde que era un estudiante berlinés de 21 años hasta que la muerte lo sorprendió a los 65 redactando “El Capital”, y es su sueño dorado: El desarrollo integral del ser humano. No basta formar a los jóvenes en una profesión para ganarse la vida. Es necesario educarlos también para el ocio, para la convivencia, para el juego… y educarlos para que no sean esclavos del trabajo, de modo que sepan conquistar el suficiente tiempo libre y sepan aprovecharlo para cultivar el cuerpo y el espíritu. Tienen que desarrollar todas sus facultades de creatividad y de goce, comprender el mundo y las leyes de la naturaleza, interesarse por todas las religiones y por todas las culturas y civilizaciones, realizar un despliegue múltiple de su personalidad. A personas así, tan humanizadas, es imposible manipularlas.

Supongamos que un Gobierno español verdaderamente socialista proclamara que el objetivo fundamental de la educación es la formación integral del ser humano. Veamos las consecuencias que tendría el intento de alcanzar este ideal: Por supuesto que ese Gobierno debería respetar que cada niño se educara en la religión de sus padres y en el amor a su país. Pero luego, al llegar a cierta edad, pongamos catorce años, el joven estudiante tendría que tener noticia de todas las demás religiones y de todas las demás nacionalidades y culturas. Por supuesto, los niños y las niñas tendrían que tener conocimientos básicos muy firmes en Matemáticas, Física, Química y Biología, así como dominar el idioma castellano, más el vernáculo y otro moderno, como el inglés o el alemán. Esto es lo esencial que exige un desarrollo capitalista.

aula_tic_2

Un aula encontrada en

domingomendez.blogspot.com/2008/01/excelente-..

Pero luego los jóvenes tendrían derecho a desarrollar su persona de forma armónica, a prepararse para que su ocio fuera fecundo. Por lo tanto habría que desechar el concepto de “clases complementarias”, las cuales ahora sirven para sacarle el dinero a los padres, muchas veces sin garantía oficial de calidad en dichas clases. Si los jóvenes solicitan clases de música, danza, teatro, cinematografía, bellas artes, etc.,  hay que impartírselas. En los colegios públicos no se podría exigir el pago de ninguna clase de “materias complementarias”, del mismo modo que ahora no se paga por las asignaturas científicas, técnicas y humanísticas clásicas, como Filosofía, Literatura, Historia, etc. Si los alumnos y sus padres razonan y justifican que determinada materia es muy positiva para el desarrollo integral de la persona, esa materia debería impartirse. Hay que tener unos criterios muy amplios en la educación. En la actualidad los criterios son muy restrictivos.

niños jugando

¡Qué bonito es ver a los niños jugando!

www.escuelasparachiapas.org/espanol/fotos/nin…

Se acabaría el “botellón”: Los jóvenes españoles, huyendo de los altos precios de los centros de ocio y diversión, celebran sus reuniones de cantos y bailes, comidas y bebidas en zonas públicas; es lo que se llama el “botellón”, que tanto molesta a los vecinos y viandantes en general. Pues los colegios públicos tendrían que acoger esas reuniones, ya que a los jóvenes, según este principio de la formación integral, hay que educarlos también para el esparcimiento y la diversión.

Y finalmente, tendríamos la gran paradoja de la formación integral del ser humano, idea que tan querida le era a Kart Marx: ¿Qué ideología política se les inculca a los jóvenes? Pues no se les podría inculcar ninguna. Sólo se les podría formar para la convivencia, que implica, diálogo, respeto, saber oír, paciencia, no dejarse llevar por la cólera, etc. Valores universales que deberían respetar todas las ideologías y credos. Pero inculcar, infundir con ahínco en el ánimo de alguien un concepto ideológico de forma directa, no se podría hacer. Las ideologías serían enjuiciadas desde la óptica de esos valores universales, presentándolas a todos de forma distanciada, ecuánime, sin hacer propaganda por ninguna. Que sea el alumno el que elija en libertad.

La formación integral del ser humano es un ideal muy hermoso. En la práctica ya vemos lo que está ocurriendo. España, bajo el mandato de Felipe González, escogió el camino de la imitación de Estados Unidos: Colegios públicos abandonados, enseñanzas sin incentivos para profesores ni alumnos. En cambio, los niños ricos que vayan a mejores colegios, colegios “concertados”, subvencionados por el Estado y por las cuotas mensuales que pagan sus padres.

botellon3

El día después de un “botellón”

cincochicas.blogspot.com/2007_12_01_archive.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: