Maniqueísmos españoles

El mundo padece muchas enfermedades de todo tipo. Una de ellas es el maniqueísmo. Ante cualquier controversia política o económica, diversos grupos optan por las soluciones que más les satisfacen, se atrincheran en ellas y, con una curiosa mezcla de ingenuidad y malicia, proclaman ante la opinión pública: “Nosotros somos los buenos, y ellos los malos. La razón está de nuestra parte, aunque tengamos algún que otro defectillo. En cambio ellos son unos cínicos y unos asesinos”. Vamos a reflexionar un poco sobre el maniqueísmo tomando como ejemplo muy ilustrativo el de los medios españoles. Dentro de la superabundancia de maniqueísmos que muestran nos fijaremos en uno solo de ellos, que será el tratamiento informativo que les dan a Chávez y a Uribe.

Según Vicenç Navarro, prestigioso catedrático de Ciencias Políticas y Políticas Públicas de la Universidad Pompeu Fabra,  en los últimos doce meses se han publicado en los cinco diarios de mayor difusión de España nada menos que 72 artículos atacando al presidente Chávez y su Gobierno en Venezuela. Artículos favorables al presidente Chávez o a su Gobierno, no pudo encontrar ni uno.

En cambio en Venezuela pueden leerse en la prensa de mayor difusión artículos críticos con el presidente y su Gobierno, así como artículos favorables. Hay mayor diversidad ideológica y libertad de prensa en Venezuela que en España. Los mismos autores y editorialistas que denuncian alarmados la situación de Venezuela y las limitaciones democráticas en los medios de ese país, son los responsables de la falta de diversidad ideológica en España.
El colaborador de El País Antonio Elorza escribía un artículo titulado “Eclipse de la democracia” (27-02-2009) en el que homologaba a Chávez y a Evo Morales con Berlusconi, y denunciaba “el caos de la política económica llevada a cabo por el Gobierno de Chávez” sin citar ningún dato o referencia que avalara esa disparatada calumnia.

hugo-chavez

En cambio instituciones que gozan de alta credibilidad, como el prestigioso Center for Economic and Policy Research de Washington, o la Comisión Económica de las Naciones Unidas para América Latina y el Caribe, no apoyan tal opinión. El Gobierno de Chávez ha sido uno de los pocos que ha conseguido sobrepasar el objetivo del programa de Desarrollo Humano de las Naciones Unidas de reducir la pobreza extrema a la mitad. Ha sido también uno de los países de América Latina que: 1) ha reducido más las desigualdades y el desempleo; 2) ha incrementado más el número de beneficiarios de la Seguridad Social, doblándolo; 3) ha reducido su deuda pública más extensamente, pasando de un 30% del PIB a un 14%; y 4) ha tenido un mayor crecimiento económico, una tasa promedio del 10,4% durante los últimos 5 años, habiendo aumentado su PIB de 99.000 millones de dólares en 1999 a 227.000 en 2007.

Ninguno de estos datos científicos, contrastables, ha aparecido en los cinco medios españoles de mayor difusión, donde la demonización de Chávez es una constante.

No se cita que según la misma encuesta realizada en la mayoría de países de América Latina, la población venezolana era la que indicaba, en mayores porcentajes en aquel continente, que “su Gobierno actuaba para el bien de la población”, y que expresaba mayor satisfacción con la situación económica y social del país. Y era el segundo país de América Latina que creía que “la democracia funcionaba bien en su país”.
Dichos medios españoles no critican nada al presidente Uribe de Colombia, uno de los gobiernos de América Latina donde los derechos humanos son más vulnerados. El Gobierno utiliza su campaña contra la guerrilla para reprimir a las fuerzas de izquierda, incluyendo partidos políticos, sindicatos y movimientos sociales que no tienen ninguna relación con la guerrilla. El 60% de los sindicalistas asesinados en el mundo lo han sido en Colombia, tal como documentó la Confederación Sindical Internacional el pasado 10 de Junio en París. Sólo en 2008 fueron asesinados 46 dirigentes sindicales. La conexión entre el Gobierno y los paramilitares es bien conocida y documentada, siendo estos últimos conocidos por su campaña de terror contra las fuerzas progresistas.

¿Cuál es la razón de ese odio inmisericorde a Chávez y de ese amor entrañable a Uribe? Pues muy sencillo: Hugo Chávez negocia con las empresas españolas que quieren establecerse en Venezuela, no les consiente abusos. Álvaro Uribe, en cambio, les da toda clase de facilidades a las empresas estadounidenses y españolas para que colonicen Colombia a bajo precio.

Tarea importante para todos los filósofos de la hora actual: Desenmascarar y combatir la tendencia natural del ser humano hacia el maniqueísmo.

Antonio Elorza

Antonio Elorza es un historiador que en el artículo “Eclipse de la democracia” recurre a unas ideas clásicas sobre dictaduras que son muy plausibles, pero insuficientes para captar la realidad actual de Venezuela, ya que ésta es mucho más compleja de lo que él pretende. Prestigioso don Antonio: Tiene usted que estudiar más. Si escribe a base de teorías reiteradas va a hundir su prestigio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: